La Inteligencia Emocional es Importante para los Contadores

La Inteligencia Emocional es Importante para los Contadores

De acuerdo al informe The Future of Jobs 2016 del Foro Económico Mundial, la inteligencia emocional será una de las 10 habilidades laborales más importantes en el 2020, pero en opinión de Mark Phillips, desafortunadamente, a muy pocos de nosotros se nos brindó educación relacionada con el tema de inteligencia emocional cuando fuimos a la escuela, pero aún estamos a tiempo para ponernos al día”.

Mark Phillips, en un artículo publicado en INTHEBLACK, opina que mejorar la inteligencia emocional, o más bien, el coeficiente de inteligencia emocional (EQ), puede ser la clave para que los despachos de contadores generen más confianza y una mejor relación con sus clientes.

En una encuesta aplicada en 44 países y dirigida a ejecutivos, mil doscientos de ellos opinaron que la tecnología está teniendo actualmente un impacto tremendo en el lugar de trabajo. De acuerdo con la recién publicada 20ª Encuesta Global de CEO de PwC, también existe un factor X: “El aumento de la automatización y la robótica está impulsando una mayor necesidad de personas que posean cualidades que no pueden ser replicadas por las máquinas”. Las cualidades que se consideran más importantes son: la creatividad, la adaptabilidad, la solución de problemas y la inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional? Es una medida de la capacidad que tiene una persona para identificar, usar, comprender y manejar tanto sus propias emociones como las de los demás en forma positiva.

Comúnmente abreviado como EQ (coeficiente emocional) o EI, el término se acuñó en 1990 y ganó amplia atención con el libro que se publicó en el año de 1995: Emotional Intelligence de Daniel Goleman.

Phillips comenta que en el mismo año, la revista Time publicó un artículo central sobre inteligencia emocional. Desde entonces, EQ ha sido objeto de numerosos estudios, muchos de los cuales apuntan a que es un predictor de éxito profesional mejor que el Índice de Capacidad Intelectual (IQ).

Los investigadores, de acuerdo al autor, opinan que lo anterior explica por qué personas con alta confianza en sí mismas, optimismo y muchas de las llamadas habilidades “blandas”; pero con inteligencia y talento modestos, a menudo destacan donde fallan aquellos con mayor inteligencia natural y talento.

Phillips menciona que una investigación realizada por la Escuela de Negocios de Harvard, sugiere que el EQ cuenta el doble que el IQ. Opina que a diferencia del IQ, generalmente visto como fijo y el resultado de la genética y del medio ambiente, el EQ puede ser entrenado, practicado, desarrollado y mejorado.

El incremento de la EQ en contabilidad En comparación con hace apenas unos años, los contadores ahora están ofreciendo a sus clientes algo más que reportes numéricos fríos.

Debido a la globalización y a la automatización, los contadores de hoy dependen cada vez más de habilidades tales como administración, asesoría a empresas y el desarrollo de nuevos negocios. Para ello, menciona el autor, deben aprender a ser empáticos, a colaborar, influir y generar confianza en los clientes con el propósito de crear relaciones comerciales basadas en algo más que transacciones financieras.

De acuerdo a Green (citado por Phillips) “lo único que ahora y en el futuro diferenciará a un contador de otro no es la aritmética, sino su capacidad para gestionar las relaciones con los clientes, entender realmente sus necesidades y motivarlos para llevar a cabo lo necesario para satisfacer sus necesidades”.

El artículo menciona que en Estados Unidos algunos bancos están invirtiendo fuertemente en la capacitación relacionada con la inteligencia emocional. “Además, todos los directivos de una firma de contadores participaron en talleres grupales y coaching personalizado y ha completado el MSCEIT [Test de Inteligencia Emocional Mayer-Salovey-Caruso]”.

Resultado final De acuerdo al autor, la cuantificación del impacto directo de la inteligencia emocional (EQ) en los resultados financieros de cualquier empresa es difícil de realizar debido al gran número de variables en juego.

Sin embargo, en la Cumbre de Inteligencia Emocional de 2015 celebrada en Londres, la firma de contadores Grant Thornton Reino Unido presentó los resultados de una transformación organizacional de cinco años en la que se incorporó a su programa de capacitación de liderazgo, el tema de inteligencia emocional (EQ).

La empresa reportó un incremento de ingresos del 35 por ciento y un aumento del 16 por ciento en la satisfacción del cliente. Los socios con fuertes habilidades de relaciones sociales agregaron 110 por ciento más de ganancias que aquellos con solo competencias de autogestión. Esto dio lugar a un incremento del 390 por ciento en la utilidad anual. Curiosamente, aquellos socios con habilidades significativas de razonamiento analítico contribuyeron solo con un 50% más de utilidad incremental.

Spread the word. Share this post!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *